Residencia Pepe Alba


La residencia

La residencia Pepe Alba se fundó en noviembre del 2001. Destinada a personas con diversidad funcional física "Pepe Alba". Se concibe para atender las necesidades de una atención integral especializada, de aquellas personas con diversidad funcional física, que han quedado excluidas de la comunidad, por problemas derivados de esta necesidad. La imposibilidad de atender estas necesidades de una forma especializada en el propio domicilio es la causa de que opten por una vida con las atenciones necesarias en una comunidad pequeña.

Apostamos por un modelo de acompañamiento a la persona, dirigido a favorecer la igualdad y la calidad de vida, siempre centrada en la persona con diversidad funcional física.

Se opta por un modelo de recurso vivencial reducido, con atención especializada, abandonando el modelo de las grandes instituciones cerradas. Cualquier actuación desarrollada va encaminada a potenciar la autonomía del/la residente y su participación, a la vez que se potencian los vínculos con el entorno comunitario para favorecer la plena inclusión.

Estas consideraciones implican construir un recurso desde una visión fundamentada no tanto en la discapacidad como en las necesidades de apoyo que tienen las/los residentes, para poder autogobernar su propia vida.

Los servicios que presta este recurso vivencial, están centrados en mejorar la calidad de vida de las personas que en él viven, con la finalidad de atenderlas de forma integral e individualizada. Con esto se pretende, que la residencia sea un lugar de vida y no una gran institución, donde se corre el peligro de que la persona se diluya en el sistema de gestión.

Finalidad

La finalidad de la Residencia Pepe Alba, viene definida por su misión, visión y valores:

“La Misión de la Residencia Pepe Alba, es la mejora de la calidad de vida de las personas con diversidad funcional física que en ella viven, a través de los servicios que presta.”

“La Visión de la Residencia Pepe Alba es ser un centro en el que todas las partes implicadas estén orgullosas de pertenecer a él”

“Los Valores de la Residencia Pepe alba son: Dignidad, Orientación a la persona, Autonomía, Participación, Solidaridad, Profesionalidad, Innovación, Transparencia y Tolerancia.”

La misión, visión y valores, son los ejes del marco en el que encuadraremos nuestro desarrollo como centro vivencial con apoyo especializado a personas con discapacidad funcional física, para que éstas puedan, con los apoyos necesarios, llevar a cabo su proyecto de vida.

Todas las actuaciones, van a ir dirigidas a la consecución de los siguientes objetivos:

  • Respeto de los Derechos y cumplimiento de las responsabilidades de usuarios/as, profesionales y familiares
  • Un entorno y calidad de vida (ergonomía, diseño, entornos amigables)
  • Condiciones de seguridad y conforte en el entorno
  • Participación y toma de decisiones, como estrategias para un proyecto de vida centrado en la persona
  • Acompañamiento y apoyo en las actividades de la vida cotidiana
  • Sistema de gestión que facilite el criterio de calidad, centrado en la persona
  • Participación y vida en la comunidad
  • Mayor presencia de la familia y redes sociales de apoyo
  • Calidad de vida emocional

Breve historia del edificio

La actual residencia, se asienta sobre el edificio-palacio de los Barones de Vallvert construido en el siglo XVI. El linaje de la familia procede de la comarca leridana del Segrià. El primer Vallvert, censado en la ciudad de Valencia, es Guillermo de Vallvert.

El plano de la ciudad realizado por el Padre Toscá, de 1738, es la primera documentación gráfica de este Palacio de estilo gótico.

Después de pasar por múltiples propietarios, el Palacio pasó a manos del arzobispado, quien a principios del s. XX, lo prestó para obra social pasando a llamarse en este momento “Caserón del Sindicato de la Aguja”. La obra social que acogió el inmueble, nació en momentos difíciles para el mundo femenino obrero. Su fundador, fue el canónigo de la Catedral de Valencia Don Manuel Pérez, quien, con el apoyo y la experiencia de Don Félix Bilbao, creó un sindicato católico femenino que contaba con diecinueve asociadas en el momento en el que fueron aprobados oficialmente sus estatutos. En nuestros días, esta obra social es conocida como “Obra Social Femenina de Ntra. Señora de los Desamparados”.

El palacio se acopla a los quiebros que forman la calle donde está ubicado, teniendo un plano irregular. La fachada recayente a la Calle Concordia, es de imagen sobria, sin influencia academicista. El edificio continúa por la calle del Ángel Custodio. Por la ubicación del edificio, tenemos constancia de que se trata de un palacio de segundo orden. Esta, muestra una cercanía con otros palacios, pero por la ubicación de su fachada principal, a espaldas de la C/ Serranos, y por no encontrarse dentro de la C/ Caballeros, podemos dar constancia de que los Barones de Vallvert eran nobles de segundo rango.

El edificio es de estilo gótico, como la mayoría de los palacios de la zona. Aunque en este momento nos encontramos en el inicio del Renacimiento, los arquitectos que trabajaban en esta zona de Valencia, seguían guardando un gran interés por el arte gótico, por lo que la mayoría de los palacios seguían fieles a las estructuras góticas.

En el año 1996 la Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de la comunidad Valenciana, con la financiación del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, la Generalitat Valenciana, Plan RIVA, la Consellería de Bienestar Social y la Fundación ONCE, adquirió el edificio, llevando a cabo una obra de rehabilitación y construcción para ser destinado a Residencia de personas con discapacidad física.

La Residencia Pepe Alba fue inaugurada el 12 de noviembre de 2001.